Contra estereotipos se pronuncian tecnólogas y científicas

Mujeres destacadas en el ámbito científico, tecnológico desde la academia y la industria compartieron sus experiencias y retos para ganar espacios en las áreas STEAM en el panel: “La mujer tecnóloga y científica, su participación en alta dirección: caso Pfizer y Universidades SUJ”.
 
Participaron la Ing. Ana Teresa Rodríguez Martínez Líder de Digital para México, Clúster Andino (Chile, Ecuador y Bolivia) y Centroamérica y Caribe de Pfizer México; la Dra. Clara Patricia Ríos Ibarra Profesora investigadora del Departamento de Procesos Tecnológicos e Industriales de ITESO; la Dra. Cristina Oropeza Barrera Coordinadora del Servicio Departamental de Física del Departamento de Física y Matemáticas de la IBERO Ciudad de México; Dra. María Eugenia Mena Navarro Coordinadora del área de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación en Poliuretano S.A. de C.V, León Gto; PhD María José Rivas Arreola, Académica del departamento de Ciencias e Ingeniería de la Universidad Iberoamericana Puebla; y la Mtra. Marcela Soto Sánz, Manager Americas QKAM (Quality Key Account Manager) at Corporativo Joyson Safety Systems.
 
La persistencia de estereotipos de género en las profesiones, los avances y las áreas de oportunidad fueron abordadas por las destacadas profesionistas y académicas.
 
La Doctora Eugenia Morales, directora del Departamento de Salud de la Ibero León, en su función de moderadora les planteó que “de acuerdo con la UNESCO, en todo el mundo, la matrícula de estudiantes femeninas es particularmente baja en el campo de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), con un 3%; ciencias naturales, matemáticas y estadísticas, con un 5%, y en ingeniería, manufactura y construcción, con un 8%. Aunado a lo anterior, el estereotipo persistente de que las jóvenes no pueden desempeñarse en las áreas STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics).
 
 
Ana Teresa Rodríguez de Pfizer México, consideró que arrastramos aún una tendencia cultural que abona al escenario planteado, consideró que para lograr  equidad debe comenzarse desde los hogares, el acceso a la educación y con el acercamiento a gente que inspire a las nuevas generaciones. En su experiencia profesional, aseguró que en la empresa Pfizer ha vivido el crecimiento y desarrollo de mujeres en posiciones y cargos de mayor responsabilidad.
 
La doctora en Ciencias Clara Patricia Ríos, expuso que el primer factor es quitar las “ etiquetas” a las carreras STEM, pues afirmó que las oportunidades se dan desde el mérito, no desde el género. Reconoció el apoyo que a lo largo de su formación académica y profesional ha recibido por parte de hombres, lo que la lleva pensar que el primer paso es no sentirse víctima de un estereotipo, las oportunidades se presentan … y no se trata de un tema de género, sino de recibir y otorgar oportunidades a través del trabajo y la ética.
 
En su oportunidad, la doctora Cristina Oropeza Doctora en Filosofía (Física y Astronomía), coincidió en que existe un sexismo arraigado, hemos tenido la fortuna de tener apoyo de hombres (padres, abuelos), sin embargo representa una minoría el avance hasta ahora logrado, se requiere contar con mayores espacios, ejemplos de mujeres que inspiren a otras, “desde nuestra trinchera, ayudar a modificar la narrativa para que las niñas y jóvenes empiecen a internalizar una historia distinta, que desde niñas escuchen otro tipo de historias, posibilidades para ellas”.
 
María Eugenia Mena Navarro, Doctora en Ciencias de la Ingeniería, retomó la importancia de evitar los estereotipos y añadió que fomentar esta participación, la imaginación y la creatividad en las áreas STEM también podría generar una mayor participación en los índices globales de innovación. Propone la generación de ferias de ciencias y tecnologías, visitas guiadas a la industria, actividades que acerquen a las niñas al proceso de generación de patentes, en suma, todo aquello que las motive a desarrollarse en estas áreas.
 
Si estas profesiones STEM fueran potencializadas en niñas y las mujeres tuvieran mayor oportunidad de desarrollarse en estas áreas, el PIB a nivel mundial incrementaría cerca de un 26%. Esto lo señaló María José Rivas Arreola doctora en Ciencias en Ingeniería Bioquímica, quien destacó que “no se trata solamente de cumplir sueños, sino de un tema de desarrollo económico importante, es un tema de políticas públicas, de modificaciones a la Ley general del Trabajo y también hacia el interior de las instituciones, en las que se garantice que los espacios de estudio y de desarrollo profesional para niñas  y para mujeres sean  ambientes seguros  y equitativos”.
 
Marcela Soto Maestra en Educación, al igual que la doctora Mena Navarro abordó el doble rol de la mujer con la maternidad, madres exitosas para las cuales representa una oportunidad de inspiración a nuevas generaciones más que un obstáculo. “¿Qué nos toca hacer? Motivar, inspirar, promover”, señaló.
 
En este último punto coincidieron las panelistas en las ventajas de tejer redes, con la industria, con las organizaciones, con la academia.
 
El panel se llevó a cabo en el marco del Premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga Capítulo México 2ª, edición organizado por las universidades que integran el Sistema Universitario Jesuita: Universidades Iberoamericana Ciudad de México, Puebla, León, Tijuana y Torreón; el ITESO, Instituto Superior Intercultural Ayuuk y el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco. Con el patrocinio de Microsoft, AT&T, y los aliados estratégicos Movimiento STEAM y la Red de Ciencia, Tecnología y Género ( Red CITEG A.C.). Distinción que tiene como objetivo promover e impulsar la participación de las mujeres en la ciencia y la tecnología, e impulsar las vocaciones en estos campos. Les invitamos a postularse. 

 

 

Aquí el acceso al panel: https://youtu.be/nUwBaB6eCRQ

  • La Dra. Patricia Amézaga, ganadora del Premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga, comenta que también reduciría el lodo tóxico que genera el tratamiento de aguas residuales
La Dra. Patricia Amézaga, ganó el Premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga, Capítulo México 2023. Foto: Laura Herrera.

Desde hace cuatro años, México enfrenta una sequía que ha afectado sobre todo a los habitantes del norte del país; asimismo, “de las 3,960 plantas de tratamiento de agua residual con las que contamos a nivel nacional, mil 330 están fuera de operación y del 100% del agua que podríamos tratar, solamente se procesa el 32%”, explicó hace unos meses en el foro Green Expo el Diputado Rubén Gregorio Muñoz, presidente de la Comisión de Recursos Hidraúlicos, Agua Potable y Saneamiento de la Cámara Baja.

 

Quizá no lo sabías, pero los procesos de tratamiento de agua utilizados actualmente en nuestro país, logran la remoción de contaminantes entre el 80 y el 88%, pero requieren del uso de productos químicos que impactan negativamente en la calidad del agua; además, los coagulantes usados durante el procedimiento, generan toneladas de lodo que problematizan el proceso porque muchos son tóxicos y su manejo requiere tratamientos secundarios y terciarios avanzados que tienen altos costos de instalación e infraestructura.

 

Ante esta situación, la Dra. Patricia Amézaga Madrid –quien este 2023 ganó el Premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga, Capítulo México–, trabajó en el desarrollo de una nueva nanopartícula que en el tratamiento de aguas residuales logra una remoción del 99.5% de los contaminantes y puede reducir hasta en 15% la generación de lodos tóxicos, lo cual bajaría los costos, dado que el manejo de éstos, es una de las partes más onerosas del proceso. (Ver nota completa).